Sopas

Destacado Sopas

Sopas

Animado por tantísima muestra de solidaridad, el recién cesado comunicador mexicalense Heriberto Norzagaray amenaza convertirse en la peor pesadilla para el Gobierno de Baja California.

Y es que Norzagaray (conocido como el Sopas) fue despedido de la televisora Canal 66 de Mexicali al revelarse un audio donde le pedía un millón 400 mil pesos al director de Comunicación Social Raúl Reynoso Nuño.

Este último --tramposamente-- colocó una grabadora e incitó al Sopas a soltar la lengua.

Si bien Reynoso evidenció que Norzagaray lo presionaba con la entrega del dinero a cambio de suavizar sus críticas contra el gobernador Vega, el señor Reynoso no midió las consecuencias que traería para la administración estatal el hecho de divulgar la grabación.

Sí, es cierto, Norzagaray pretendió extorsionar, pero él recurrió al asqueroso recurso de la trampa.

Desde el momento que los dueños del Canal 66 se deslindaron de el Sopas, no han cesado las muestras de apoyo a este personaje.

Reynoso entenderá que los apoyos al Sopas son críticas directas al gobernador Francisco Vega.

El pasado lunes, el dirigente de la CNC Rigoberto Campos tronó en un video contra Reynoso.

Dijo que lo hacía responsable de lo que pudiera sucederle, e incluso reiteró que debería estar en la cárcel.

Aunque algún medio especuló que Campos financiaba el programa televisivo de el Sopas, este hombre reiteró que Norzagaray era el único que le permitía criticar abiertamente los abusos y excesos del Gobierno de Francisco Vega.

El martes un numeroso grupo de ciudadanos y dirigentes sociales organizaron un reconocimiento al Sopas por su valentía al permitirles espacio en su programa para denunciar los abusos.

Saturado por los aplausos, el Sopas sabe que toda esa gente escuchó claramente que pedía 1 millón 400 mil pesos, pero aun así lo apoyan.

Digan que escucharon a un loco decir que el Sopas despegará en el 2019.

Ya varios lo consideran el ideal para representarlos y Cicuta no se refiere necesariamente al PAN.

Trump

Aunque el terremoto en México antecedió a la furia del huracán Irma, el presidente de Estados Unidos Donald Trump ni se inmutó.

Sería entendible que no ofreciera ayuda para las víctimas del movimiento telúrico, pero al menos debió solidarizarse.

Está claro que el Twitter lo utiliza para sacar sus frustraciones, aunque no para mostrar una pizca de humanidad.

Apenas ingresó Irma y luego del desastre provocado por Harvey, el gobierno mexicano reaccionó solidario.

Rescatistas de la Cruz Roja arribaron a Texas y otra decena se declaró lista para irse a Florida.

Ah, solo se trata de mencionarlo. Al cabo que ni nos importa.

Positivo

Una enorme responsabilidad asumió el secretario de salud en Baja California Guillermo Trejo Dozal al comprometerse en la construcción de un nuevo hospital público en Tijuana.

Sépase que el actual Hospital General resulta insuficiente ante la extraordinaria demanda.

Ese hospital fue construido en momentos que la población de Tijuana alcanzaba los 500 mil habitantes, aunque ahora aquí residen casi 3 millones.

Además, en la zona Este de Tijuana se concentra el 43 por ciento de la población y las personas que requieren atención médica en el Hospital General deben desplazarse unos 17 kilómetros.

El nuevo hospital está proyectado precisamente en la zona Este, justo donde se concentran unos 800 mil residentes.

Cicuta.com.mx    Twitter: @cicutabc     Periscope: cicutabc

 

 

Más en esta categoría: « Chocolate Puchero »