Gritón

Destacado Gritón

Gritón   Lunes 02/10/2017

Decidido a mantenerse en el ánimo de la gente, el teniente coronel Julián Leyzaola Pérez encontró en la descalificación de los gobernantes la fórmula ideal para --nuevamente-- buscar convertirse en candidato por la alcaldía de Tijuana.

Y no se trata de lavarle la cara al alcalde Juan Manuel Gastelum, ni tampoco al gobernador Francisco Vega de Lamadrid.

Se supone que ambos gobernantes tienen para ello a un ejército de inútiles encargados de rescatar su maltrecha imagen.

El asunto es que el pasado martes, Julian Leyzaola Pérez "descubrió" que la intención de los titulares del gobierno es apuntalar su patrimonio y enriquecer "hasta su quinta o sexta generación".

¿Por qué Leyzaola lo dice hasta ahora?

Algunos personajes dedicados a la observación estiman que, de aquí en adelante, el señor Leyzaola aprovechará su potencial mediático para sostenerse vigente.

Leyzaola, hombre inteligente, sabe que la gente resentida asumirá sus punzantes críticas como propias y se encargarán de convencer a los demás del "ya basta".

Si bien los mexicanos están hartos de corruptelas, don Julián Leyzaola sabe perfectamente que la gente requiere que "alguien" levante la voz y hacer pública su indignación.

¿Lo hará Leyzaola por iniciativa propia?

¿Habrá alguien detrás de él?

Por si alguien lo ignora, el señor Leyzaola realiza un trabajo para apuntalar al panista Jorge Ramos Hernández, quien ahora mismo despacha como diputado federal.

Sépase que todo indica que Jorge Ramos será el candidato a la gubernatura de Baja California en el 2019.

Ramos fue alcalde de Tijuana del 2007 al 2010 y el señor Leyzaola despachó primero como director de la Policía y después como secretario de Seguridad Pública.

Y aunque el año pasado Leyzaola Pérez contendió por la alcaldía de Tijuana amparado por las siglas del PES, el teniente coronel no tendría inconveniente en representar a otro partido.

¡Ramos gobernador y Leyzaola alcalde!

Cicuta vislumbra que a partir de ahora Julián Leyzaola se encargará de mantener sobre su persona los reflectores mediáticos, aunque seguramente será con críticas, denuncias y descalificaciones.

Habrá quien le llame: síndrome Trump.

Positivo

Aunque recibe poca difusión, la embajadora de Estados Unidos en México, Roberta Jacobson ha organizado una destacada labor en los días críticos para nuestro país.

La señora Jacobson, de filiación demócrata, ha recorrido las zonas devastadas por los terremotos y se ha solidarizado con los mexicanos que lo perdieron todo durante los movimientos telúricos del siete y 19 de septiembre.

La semana pasada, la embajadora estadounidense entregó un donativo de 100 mil dólares a organizaciones civiles para la atención en momentos de emergencia.

Se alude la filiación partidista de la señora Jacobson, pues no pertenece al partido republicano que llevó al poder a Donald Trump.

Está claro que Roberta Jacobson cumple perfectamente su labor, aunque da la impresión de que los mexicanos lo hemos pasado por alto. Especialmente el gobierno mexicano.

 

Cicuta.com.mx    Twitter: @cicutabc      Facebook: cicuta

Más en esta categoría: « Refrescada Ratas »