Ratas

Destacado Ratas

 Ratas    Miércoles 04/10/2017

Convencidos que las mujeres de la tercera edad representan jugosas ganancias (con mínimos riesgos) aquel par de delincuentes diseñaron una estrategia para despojarlas de su dinero.

Uno de los roedores es una mujer de aspecto humilde que se encarga de "enganchar" a sus víctimas y un joven corpulento y bien vestido especializado en mantenerlas aterradas.

Lo primero que hacen es ubicar a las mujeres mayores que acostumbran acudir puntualmente a las oficinas gubernamentales a pagar sus contribuciones.

Ellos saben que si alguien destaca por la puntualidad y la disciplina es precisamente las personas mayores, aunque las mujeres suelen ser más frágiles.

Los delincuentes escogen precisamente a las mujeres mayores que acuden a pagar sus impuestos y conducen su propio vehículo.

La mañana del 25 de julio una mujer de 71 años fue interceptada en el estacionamiento de las oficinas de Recaudación de Rentas del Estado en Tijuana, donde pagaría sus derechos por la revalidación de la tarjeta de circulación y las láminas de su vehículo.

Apenas estacionó su vehículo fue abordada por una señora de aspecto humilde. Le preguntó si conocía a un abogado (cuya tarjeta llevaba en la mano).

Doña Graciela le indicó que "no", aunque la mujer la tomó del brazo y le suplicó que "no la dejara".

Conmovida por el doloroso gesto de su interlocutora, doña Graciela llamó a un joven "que casualmente pasaba por el lugar".

Ahí frente a ambos, la mujer humilde les dijo que le ayudaran y que a cambio les daría más de un millón de pesos.

Entonces les mostró un billete de lotería cuyo premio era de 8 millones de pesos.

La señora Graciela nunca imaginó que ambas personas le habían tendido una trampa.

Ambos delincuentes empujaron a doña Graciela hacia el interior de su vehículo y ahí comenzó el viacrucis.

Revisaron su bolso y descubrieron 2 tarjetas de débito, una de crédito y un cheque por 3 mil dólares a su nombre, además de 3 mil 500 pesos que la mujer utilizaría para el pago del canje de las placas.

En Banamex cambiaron el cheque y además retiraron 20 mil pesos; en Scotiabank otros 40 mil pesos y en Bancomer "le prestaron" 300 mil pesos.

 Doña Graciela siempre aterrada mientras el joven hacia todas las gestiones. Ella asegura que el delincuente intermitentemente "la pisaba" para inyectarle miedo.

La mujer dice que en Bancomer solo tenía 200 pesos, aunque la atenta empleada le liberó una línea de crédito por 300 mil pesos.

Ahora doña Graciela tendrá que pagar ese adeudo con la pensión que recibe mensualmente.

La Procuraduría de Justicia de Baja California no ha logrado obtener el video de Bancomer para intentar ubicar a los delincuentes.

Si bien doña Graciela en ningún momento pidió auxilio, habrá que entender que los delincuentes la mantuvieron amenazada.

El asunto es que la autoridad ya registró denuncias por "secuestros express" que tienen cierta similitud.

Las mujeres mayores que conducen su propio vehículo son altamente vulnerables y --por lo visto-- los delincuentes lo saben.

Positivo

Qué bueno que los diputados bajacalifornianos avalaron el viernes una iniciativa que beneficiará a los policías municipales.

Los policías finalmente tendrán la oportunidad de obtener una jubilación y además serán sujetos de crédito.

En caso de fallecimiento sus familiares podrán acceder a los servicios médicos.

Aunque alguien pudiera dudarlo, los policías carecían de estas garantías.

La iniciativa fue del priista Marco Antonio Corona, quien desde esa tarde la cacareó en Facebook.

Esto es algo que los buenos policías merecen.

Cicuta.com.mx    Twitter; @cicutabc      Facebook: cicuta

 

 

Más en esta categoría: « Gritón Impunes »